viernes, 10 de agosto de 2018

La tarde está hecha de un aire seco e irrespirable.

La tarde está hecha de un aire seco e irrespirable,
de sombras y de amenazas que se perpetúan en el cielo,
en este mismo cielo donde quiso el azar
que volara sobre ti.
De todo lo que fuimos, la mitad es del silencio,
y la otra mitad es mía.
Todo lo que nace corre su riesgo.
Todo lo que muere alcanza su fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario