domingo, 20 de marzo de 2016

El vuelo del Cóndor. (Segunda parte)

Soy un cóndor que vuela sobre ti. Desde la altura te observo. Veo tus miradas y recorro con mis ojos de cóndor tus formas de mujer. Soy un cóndor que vuela sobre ti. El mismo cóndor. El que siempre voló sobre ti. No he dejado de volar ni un sólo día sobre ti. Te miro. Un instante sobre el cielo. Un sólo instante y mil imágenes se agolpan en mi cerebro de cóndor. Y caigo en picado sobre ti... Con mis garras arranco tus ropajes y toco tu piel de mujer. Fijas tu mirada distraída en mis ojos mientras mis alas arropan tus silencios. Mis sueños de cóndor se estrellan en tu carne salada y te arrancan un suspiro. Todo es ya distinto. Soy un cóndor que vuela sobre ti. ¡Qué intensa es la vida de un cóndor que vuela sobre ti! No le digas nunca a nadie que fui un cóndor que voló sobre ti.   


Ginés. (2006) 


Siempre por ti. Feliz día se la Poesía ( 21 de Marzo 2016)


DESPERTARES


                   Cuando nos conocimos, eras un faro de luz intermitente, amabas la soledad y la compañía a partes iguales y tus argumentos siempre eran contundentes.

Quiero despertar, cuando me despierte, con el suave sonido de tus ojos. Quiero despertar, cuando me despierte, con la delicadeza de tus caricias, con el eterno murmullo de tus silencios, con el intenso calor de tus susurros. Quiero despertar, cuando me despierte, para poder contemplar las delicadas curvas de tu jardín, las tiernas cimas de tus montañas, el campo de batalla en el que convertimos nuestra cama al anochecer, en nuestro anochecer. Quiero despertar, cuando me despierte, para comprobar que aun soy yo, que aun eres tú  y que  continuamos soñando.


Ginés

No hay comentarios:

Publicar un comentario