domingo, 27 de septiembre de 2015

Quiero que sepas

Quiero que sepas algunas cosas:

Quiero que sepas que echo de menos tus miradas, tu aliento cuando no nos decimos nada, tu cuerpo de bailarina indómita y tus rizos de mujer fatal. 
Quiero que sepas  también, que echo de menos los lugares en donde nos recorrimos mutuamente, los mapas que juntos consultamos y las señales que nunca fuimos capaces de interpretar. 
Quiero que sepas que jamás pensé que un mes de Septiembre me pudiera dar tanto y pedir tan poco a cambio, que el bosque de ruidos extraños y de versos alejandrinos existe y que siempre llevaré tus ojos allá donde vaya. 
Quiero que sepas que fuiste capaz de parar el tiempo con tus caderas, que recogiste en una pinza para el pelo todas las tempestades del mundo y que no es posible comparar un susurro con cien mil cadenas.
Quiero que sepas que miro tus fotos, que en las esperas inútiles que hay a diario repaso el contorno de tu cuerpo con las yemas de mis dedos y que encuentro placer al hacerlo. 
Quiero que sepas que abrazarte es para mi un idioma propio, que acariciar tu piel se ha convertido en la mejor manera de comunicación contigo, que hay personas que son como países y algunas bocas que son como casas con las puertas abiertas. 
Quiero que sepas que todo mi cuerpo vibra cuando pronuncio tu nombre, que la locura es un lugar que a tu lado nunca me es ajeno y que cuando se acaba la obra, se marchan los actores y nadie mira, somos nosotros los que hacemos el amor junto al fuego sobre una alfombra turca. 
Quiero que sepas que enamorarse no es una tarea fácil y que la rendición nunca es un final, ni un principio, que las nubes tarde o temprano se marcharán y que habrá otros Septiembres, Marzos y Agostos. Habrá tantos meses y tan distintos como podamos amarnos tanto. 
Quiero que sepas que ser fuerte o valiente o decidido no significa que no podamos llorar o temer o dudar. 
Quiero que sepas que pienso a menudo tanto en tu camisa de cuadros como en la ropa que llevabas ayer. 
Y quiero que sepas por último, que he buscado un orden lógico a nuestras vidas y que lo que he encontrado me ha hecho mejor de lo que era, que las pisadas que vamos dejando sobre la arena nos  definen y que tú siempre fuiste y serás mi punto de partida, mi viaje y mi destino. 

Perdona, se me olvidaba decir que te quiero. 

J.J. Ginés

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada