domingo, 5 de mayo de 2013

Tan solo fumaba cigarrillos


Domingo 5 de mayo de 2013 (Tan solo fumaba cigarrillos)


Un espejo no es acción. Es reacción. La mano se mueve y se desliza ante tus ojos. Con suavidad acaricias una piel que es la tuya. Una acción que obtiene al instante una reacción. Frente a un espejo hay mil formas de mirar y una sola de ser mirado.


A las 9:15 de la mañana del 23 de mayo de 1.934 seis hombres se escondían entre los arbustos de una solitaria carretera cerca de Bienville (Louisiana). El hombre que los lideraba se llamaba Frank Hamer. Estaba a punto de finalizar una de las más famosas huidas hacia delante de la historia criminal de los Estados Unidos.
            A Bonnie Elizabeth Parker y Clyde Chesnut Barrow, una de las parejas de forajidos más famosa de América, se les atribuyeron robos a lo largo de cinco estados y en el caso de Clyde entre doce y trece asesinatos. Durante algo más de dos años robaron, mataron, secuestraron y burlaron a la policía en una huida sin retorno llena de riesgo, excitación, sangre y como no amor.
Bonnie fue la segunda de tres hermanos y Clyde el quinto de ocho. Ambos nacieron rodeados de miseria. De niña Bonnie era sensible y menuda con unos preciosos ojos azules. Aficionada a la lectura y a la música, solía escribir poemas, e incluso ganó algún concurso literario. Clyde por el contrario muy pronto se aficionó a buscar problemas. Le encarcelaron por primera vez en 1.930, apenas unos días después de haber conocido a Bonnie. Fruto de esta separación son unas encendidas cartas de amor recogidas en el libro Wanted Lovers publicado en 2010 por Alpha Decay.
Con el tiempo las cartas se fueron espaciando y Bonnie termino por olvidar a Clyde en brazos de otros jóvenes. Pero cuando soltaron a Clyde, éste se fue directo a Casa de Bonnie y ella se lanzó en sus brazos nada más verle. No volvieron a separarse jamás.
Aquella mañana del mes de mayo, nada parecía presagiar lo que estaba a punto de ocurrir. Frank Hamer y sus seis hombre prepararon a conciencia la emboscada. El padre de uno de los miembros de la banda se había parado a uno de los lados de la carretera.  Bonnie y Clyde detienen su Ford para ver que ocurre. Clyde baja del coche e inmediatamente los seis policías reciben de Hamer la orden de disparar. Y lo hacen. Se contaron 167 agujeros de bala en el Ford. Cada uno de ellos recibió al menos cincuenta impactos de bala. No eran más que dos niños. Bonnie tenía veintitrés y Clyde veinticinco.
En los años de la Gran Depresión, la miseria, la pobreza y el hambre empujaron a muchos jóvenes a la delincuencia.  A finales de 1.932, durante una de sus cortas estancias en prisión, Bonnie escribió un poema titulado The Story of Suicide Sal. Cuando se fugó, la policía lo encontró y se publicó en diversos periódicos del país. El hecho de que Bonnie escribiera poesía chocaba con la imagen de la mujer ruda y sanguinaria.  Además Bonnie se empeñó en desmentir esa idea en múltiples ocasiones. Una vez soltaron a un Sherif que mantenían secuestrado, con la única intención de que le contara a todo el mundo que Bonnie no fumaba puros, tan solo cigarrillos.

@juanjogines (sígeme en Twitter)

Bonnie & Clyde bromeando en las inmediaciones de Josplin, Missouri.




1 comentario: