sábado, 27 de abril de 2013

He decidido ser Thoreau


Sábado 27 de abril de 2013 ( He decidido ser Thoreau)


He decidido ser Thoreau. Me iré de este país. Construiré una cabaña con mis manos junto a un lago para poder entender en qué reside la buena vida.  Huiré de los mercados y del sosiego de los hombres que siempre tienen prisa.  Dejaré de acumular cosas inútiles y despediré al capataz de mi propia esclavitud en que me he convertido en los últimos tiempos. Me entregaré al lenguaje de los bosques y a las metáforas de sus habitantes. Dejaré de llorar a destiempo a cambio de respetar mi pensamiento salvaje. Seré Ulises y James Cook y también el cochero de Hércules pero simplificaré sus miedos y nunca me sentiré solo porque sé que tú estarás conmigo. Como siempre.





Semana dura y trascendental la que ahora termina. Empezó con el daño y la esclavitud de las emociones pasadas y terminó con el agotamiento natural de un viernes intenso.
Entre medias el día del libro pintó una sonrisa. No puedo evitar sentirme bien ese día. Son veinticinco años celebrando profesionalmente el día del libro y sigo emocionándome como si fuera el primer día. Me gusta salir a la calle, pasear y comprobar cómo se irradia la cultura y la pasión por los libros, la pasión por ese bello y raro objeto que nos acompaña como seres humanos desde hace mas de cinco siglos. Suelo también pasar por el Círculo de Bellas Artes para escuchar en silencio unos minutos de la lectura de El Quijote.
"Il mondo e molto difficile"
El miércoles nos juntamos para comer Eric Frattini, Paco Collado, Raquel Martos y yo en la terraza de la 2ª planta del restaurante “Los Gallos”. Tres madridistas y Eric, que no sabría reconocer a Xavi Alonso entre un grupo de modelos de pasarela. Fue una comida realmente inolvidable y fundamos allí mismo la “Real Orden del Boquerone” con el subtítulo de: “Il mondo e molto difficile”
El jueves hicimos público el ganador del X Certamen Universitario de relato corto Jóvenes Talentos del que soy miembro del jurado desde hace cinco años. Nos habíamos reunido aproximadamente hace un mes y el jueves hicimos la ceremonia de entrega del premio. El ganador fue Pablo Escudero Abenza con un relato titulado Literatopatías (Estudio Psiquiátrico Superficial sobre la Situación de la Literatura Contemporánea a falta de Referentes Claros). El jurado estuvo compuesto en esta ocasión por Ángela Valvey, Carmen Garijo, Francisco Javier Pérez, José Ángel Mañas, Lorenzo Silva, Marta Rivera de la Cruz y yo mismo.

X Certamen Universitario de relato
corto Jóvenes Talentos 
Se me olvidaba. Por si alguien no lo había notado aun, el viernes cayó en mis manos una nueva edición de Walden de Thoreau editado por Errata Naturae. Había leído ya este libro en mi adolescencia y recuerdo que me dejó completamente impresionado. Estoy por afirmar que si mi memoria no me falla este fue el primer ensayo que leí en mi vida. Thoreau es el padre de la desobediencia civil y en realidad está ahora más vigente que nunca, por lo que pienso que es una magnífica decisión rescatarle ahora.
Thoreau nació en Massachusetts y fue agrimensor, naturalista , conferenciante y fabricante de lápices, además de escritor y ensayista, aunque su auténtico empleo fue, según él, “Inspector de ventiscas y diluvios” Un 4 de Julio, día de la independencia, se fue a vivir dos años a un bosque cercano a la laguna Walden en una cabaña que él mismo construyó.
Se negó a pagar impuestos mientras se mantuviera la guerra con México y existiera la esclavitud, por lo que fue encarcelado. Publicó entonces ”La desobediencia civil” con propuestas pioneras relativas a la insurrección frente al estado y a la no violencia. Murió en 1862 a penas unos meses antes de que el presidente Lincoln aboliera la esclavitud.


“Nunca es demasiado tarde para renunciar a nuestros prejuicios” Henry David Thoreau, Walden.



Por todo ello hoy he decidido ser Thoreau.


@juanjogines (sígueme en twitter)

4 comentarios:

  1. Tú has decidido ser Thoreau y yo, Bartleby, con su "Preferiría no hacerlo"; eso sí que es resistencia pasiva y pacífica! Aunque el problema es que él no tiene razones aparentes para hacerlo, y a mí se ocurren unas cuantas; hoy en día ser "antisistema" debería ser lo natural, sobre todo después de ver el vídeo que has colgado sobre las promesas incumplidas del gobierno...

    Un beso,

    A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tenía duda alguna de que incumpliría las promesas. Nunca creí en sus promesas nunca se las pedí y nunca las necesité. Adoro a Bartleby. Sin duda es uno de los grandes personajes de la literatura. Un beso A.

      Eliminar
  2. Mi próxima lectura: Walden, o algún otro de Thoreau. Besos, A.

    ResponderEliminar
  3. Creo que no soy el único loco que piensa similar.

    ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar