domingo, 24 de febrero de 2013

Las preferidas de Faulkner


Sábado 23 de febrero de 2013 (Las preferidas de Faulkner)

Vengo de muchos abrazos y de muchas noches sin poder dormir. Vengo de los libros que he leído y de las historias que me han sucedido. Algunas fueron restos de la realidad mientras que otras fueron vividas en una mezcla de fantasía y temor. Vengo de ver llover y de esperar a que llueva. Vengo de ignorar todo lo que sé. Vengo de la nada y a la nada me dirijo. Vengo de dar un paseo por un bosque de ruidos extraños y de versos alejandrinos. Vengo de leer a Beckett y de saber por él que todo lo que puede suceder es siempre posible y a menudo acaba sucediendo. Vengo de salir de allí y de no llegar a ningún sitio. Vengo de saber quién soy y también de la pena de haberlo olvidado. Vengo de limpiar las lágrimas a las estatuas del jardín. Vengo de proclamar mi independencia y de desabrochar tu vestido. Vengo de un por qué y también de una sonrisa. Vengo de buscar tu compañía y de abandonarme entre tu silencio. Vengo de coser los domingos y de olvidar los veranos. Vengo de un jadeo y de una herida. Vengo de ti y a ti voy. Siempre vengo porque nunca me he ido.


Madalenas clásicas de limón (las preferidas de William Faulkner) *

3 huevos medianos                              
175 g. De azúcar
60 ml. De leche
210 g. De harina para repostería
190 ml de aceite de oliva
1 sobre de levadura Royal
Canela en polvo
Zumo de medio limón

Separa claras de yemas y bate las claras. Ve añadiendo el azúcar, las yemas y el zumo de medio limón. A continuación agrega el aceite y la leche sin dejar de batir.
Mezcla aparte la harina con la levadura y la canela y añade esta mezcla al batido de huevos sin dejar de remover.
Cuando se haya obtenido una masa homogénea hay que seguir batiendo unos 2 o 3 minutos más.
Tapa la masa con un paño y déjala reposar una hora aproximadamente. Después de este reposo, remueve enérgicamente la masa y precalienta el horno a 250º durante 10 o 12 minutos. Llena los moldes para madalenas un poco más de las tres cuartas partes de su capacidad. Hornéalas a 210º unos 15 minutos aproximadamente. El olor de la cocina marcará el inicio de unos momentos de placer. Busca una buena compañía y compártelas.

 @juanjogines



* Publico la receta por petición de Raquel Martos



Horneando magdalenas by La cueva de los locos

3 comentarios:

  1. Seguro que no has olvidado quien eres y no es bueno vivir historias de forma fantástica y con temor, mejor realidades :-)

    "Vengo de coser los domingos y de olvidar los veranos. Vengo de un jadeo y de una herida. Vengo de ti y a ti voy. Siempre vengo porque nunca me he ido."

    La parte entrecomillada me ha encantado, aunque hay veranos que nunca se olvidan.

    Espero poder probar una de esas magdalenas

    Un beso Juanjo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado al menos la parte entrecomillada. Todo lo que se ha vivido es susceptible de ser olvidado. Lo de las magdalenas, tendrá que ser otra remesa, pero no lo dudes, cuando vengas a casa te haré magdalenas y hablaremos de Faulkner, entre otros. Un beso

      Eliminar
    2. Lo entrecomillado me ha encantado, lo otro también me ha gustado. Por cierto entre los nombres de las Magdalenas me ha faltado para mi uno incomparable e insustituible en mi vida, cuando vaya por favor me haces una con su nombre eh?? Gracias.

      Yo creo que nada se olvida, siempre hay un lugar del subconsciente que lo reserva.

      Eliminar