sábado, 16 de febrero de 2013

El fabricante de fustas


Viernes 15 de febrero de 2013 (El fabricante de fustas)





La diferencia entre amar y haber amado es un abismo que se abre ante tus pies. Un abismo que te conoce y que está dispuesto a devorarte. Saber esto es el único poema que deberíamos estar dispuestos a escribir. La vida es demasiado corta para poder escribir nada más.


El día ha resultado ser un río de aguas bravas. Un río de vida que me ha arrastrado hora tras hora haciéndome tener la sensación de que no eres dueño de tu tiempo sino que son los acontecimientos  los que te dominan y exigen tu atención. Necesito tener un control sobre mi tiempo, sobre mi silencio, sobre mis pausas. Yo necesito que regrese el àgora, la reflexión, el debate de ideas y no el de los gritos, la conciencia de que somos humanos o al menos de que en algún momento de nuestra evolución lo fuimos.

                 Tengo entre manos tres libros. Uno es El guardián invisible de Dolores Redondo. El otro es Tierra de David Van. Cada vez me interesan más los autores norteamericanos y he decidido profundizar en ellos. Auster, Lerner, Van, DFW, John Irving, Franzen, Don de Lillo o Philip Roth entre otros. El tercer libro es un ensayo. Se trata de un libro de Robert Levine titulado Parásitos y trata  sobre cómo los oportunistas digitales están destruyendo el negocio de la cultura. A veces me siento tan desorientado como un fabricante de fustas. Un negocio floreciente en el siglo XIX y que no resistió los envites del progreso.

@juanjogines


La cueva de los locos by La cueva de los locos

3 comentarios:

  1. Bonita la introducción como siempre, en cuanto a la reflexión, esa desorientación creo que en ocasiones la tenemos muchos. Esta bien eso de profundizar en autores, o quizás no es tiempo ya, dejarse llevar y no profundizar en nada.

    Un besazo que guapo ese Mazzinger y que alto :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odio a los expertos. Odio la palabra experto. Es una forma de decir "yo si, tu no." En ese sentido no quiero profundizar en nada, pero tampoco deseo quedarme en la superficie. La única forma de entender a un autor y a su obra es leyendo varias de sus novelas y la única forma de entender un momento y un lugar es leyendo a quienes vivieron y se relacionaron.
      Un beso.

      Eliminar