jueves, 7 de febrero de 2013

Dicen que eres consciente


Jueves 7 de febrero de 2013 (Dicen que eres consciente)




Dicen que eres consciente de que estas envejeciendo el día en que te miras al espejo y es a tu padre a quien ves.  Es en ese preciso momento en el que entras en una espiral de cambios y no porque no desees parecerte a tu padre sino porque intentas parecerte a ti o mejor dicho a la imagen que te habías hecho de ti, o aún mejor dicho, a la imagen que recuerdas que te habías hecho de ti. O quizá nada de eso, sino que lo único que quieras sea alejarte de ti.
Y es entonces cuando te dejas el pelo largo, te compras una pulsera nueva o te haces un tatuaje. Y mientras vas haciendo esos cambios en tu vida te das cuenta de que no serán suficientes unos meros retoques en la indumentaria o en los hábitos para hacerte volver a ser tú. Necesitarás algo más. Y es entonces cuando te dejas barba, abandonas la nicotina, regresas al Güisqui y empiezas a leer a David Foster Wallace, a Jonathan Franzen o a David Van. Entre otros.
Y comienzas a huir, a correr por una carretera llena de baches y de suciedad. Una carretera abandonada en la que estás solo y por la que no pasa nadie. Pero a pesar de ello, de vez en cuando te encuentras con alguien que justo corre en dirección contraria, en una huida inversa a la tuya. En el preciso instante en que os cruzáis  intuyes en él un tatuaje en su brazo derecho, una camiseta sudada y un susto en sus ojos. Y tal vez crees ser consciente del motivo de su huida y te das cuenta de que hay cosas que jamás se podrán evitar, tan solo posponer. “¿Qué te pareció La escoba del sistema?” Te dice. “Me pareció que es una novela de puta madre” “te sienta bien la barba” “y a ti también”. Y sigues corriendo.






He cambiado la organización de mi equipo. Ahora estamos sentados haciendo una especie de puzle con nuestras mesas. Creo que ello favorecerá la comunicación y el trabajo en equipo. Comienzo a leer a Dolores Redondo y a Rosa Montero. 



@juanjogines

Venus entre las olas by Guillermo Ginés, acrílico sobre tabla

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, leeré el libro de DFW, de nada vale huir...

    Un beso, precioso el cuadro de Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias AnusKa, un besazo. Me alegro de que te guste el cuadro de mi hermano, a mi también me gusta como pinta pero se prodiga muy poco.

      Eliminar