jueves, 10 de enero de 2013

(Es afortunada la espalda que lleva tu nombre escrito)


Jueves 10 de enero de 2013 (Es afortunada la espalda que lleva tu nombre escrito)




Yo te hablaré de dudas, de silencios y de miedos, de coincidencias injustas y de algún otro argumento vencido y sé que tú me dirás, entre susurros que no conoces el lenguaje de las manos, ni el motivo de la tristeza de las estatuas.



Hoy ha sido un día injusto. Difícil como un compromiso que no se puede atender. A veces es necesario pedir tiempo muerto; matar un poco de tiempo. Matar el tiempo no siempre es perderlo. Esta tarde he matado el tiempo hablando de cosas que creía olvidadas. Esta tarde, entre otras cosas, la he dedicado a matar el tiempo. A las 6 y poco he vuelto a mi actividad frenética. Matar el tiempo ha sido muy beneficioso.


@juanjogines


La muchacha de los ojos violentos by Guillermo Ginés
Acrílico sobre tabla 

2 comentarios:

  1. Bonito recuerdo de aquel poema el inicio. A veces son necesarios esos tiempos muertos para poder continuar, esta bien retomar la charla de cosas olvidadas, aunque nada se olvida. Me alegra esa tarde beneficiosa para ti.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias AnusKa, un beso de Marea Blanca. Luchar es un bonito infinitivo.

      Eliminar