sábado, 17 de noviembre de 2012

Allí fue donde creí en los bosques


Sábado 17 de noviembre de 2012 ( Allí fue donde creí en los bosques)



Hablar para el silencio. No encontrar quien te escuche en esta noche ambigua. Ser una Isla. Descubrir que ha llegado el tiempo del invierno. Sentirte rodeado de silencio. Paciencia inútil. Ya no queda tiempo para engañarse, ni para invertir en mentiras. Es estéril hablar, dices, cuando nadie escucha. La verdad siempre llega a tiempo y el silencio que se inspira en el silencio.



Hoy he puesto título a una foto que hice en Nueva York la primavera pasada. La he llamado “Allí fue donde creí en los bosques”. Y fue allí donde creí en mi instinto; fue allí donde supe que se puede seguir el camino correcto a pesar de estar muy lejos de casa. Allí aprendí de nuevo a pronunciar tu nombre, seis letras de un alfabeto desconocido. Hoy, que estoy tan cerca de mi mismo y de ti, se lo que siempre supe, lo que siempre intuí: quien sigue el camino que le dicta su propio corazón no se equivoca nunca. Allí fue donde empecé a creer en los bosques y en tus ojos.  Cierro por fin la puerta. Procuro no hacer mucho ruido, no dar portazos por si alguien está durmiendo. Ya se han quedado fuera la noche y las dudas. Y tú dices que ya era hora, que desde hace algún tiempo me estabas esperando.

@juanjogines 



Allí fue donde creí en los bosques by @juanjogines








2 comentarios:

  1. Que bonito, aunque no siempre que hace uno caso al corazón está en lo cierto, a veces uno se ciega y se equivoca y se confunde de camino. Cerrar puertas es cortar de raíz una posibilidad, pero si se llega al convencimiento es genial.

    Me ha gustado, enhorabuena, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Anuska, me alegro de que te haya gustado.Un escrito sin pretensiones hecho simplemente para desentumecer los dedos por el frío de la noche. Besos

      Eliminar