miércoles, 10 de octubre de 2012

Se confirma: Paul Auster no será premio Nobel de literatura 2012


Miércoles 10 de octubre de 2012  ( Se confirma: Paul Auster no será premio Nobel de literatura 2012)


Voy a relajar mis músculos. Voy a tratar de no preocuparme. Cierro los ojos y me dispongo a no seguir leyendo. Quizá así  pueda despertar más sereno.



Mañana no le darán el premio nobel a Paul Auster. Durante un año he estado escribiendo en los lugares más insospechados que este año se lo darían al escritor de Brooklyn. Y todo porque el año pasado adiviné como una pitonisa de bola de cristal que el premio Nobel de literatura iba a ser para Tomas Tranströmer, el poeta a quien no solo conocía sino que además había leído. Bien es cierto que poco después de concederle el premio Nobel ya éramos multitud los que le conocíamos e infinidad los que le habían leído. En cualquier caso, el año pasado, animado por el acierto dije con vehemencia que Auster sería premio Nobel en 2012. Quedaba tan lejos que no me preocupó lo más mínimo dar un pronóstico quizá algo aventurado. El caso es que mañana no le darán el premio Nobel a Auster y yo perderé la poca credibilidad que me quedaba. Hoy he de reconocer que aventuré e nombre de Auster motivado mas por mi admiración que por otra cosa. Pero es que siguiendo la poca lógica que existe en la concesión del Nobel de Literatura, este año le podría tocar a un escritor Norteamericano. Bien  es cierto que  Don de Lillo o  Philip Roth se encuentran mejor posicionados y llevan años en las quinielas. Además de ellos, se habla del japonés Murakami (si tuviera que apostar hoy este sería mi apuesta), el chino MoYan, Cees Nooteboom o el eterno entre los eternos candidatos: El poeta sirio Adonis. Así están las apuestas. Pero ya es tradición que nunca se cumplan los pronósticos.
Hoy ya no tiene sentido que me empecine en las pocas posibilidades que tiene mi candidato de salir elegido. Quizá hace un año si, pero hoy no. Así que un día antes de que se conceda, estoy por afirmar que Paul Auster no será premio Nobel de Literatura 2012, así siempre podré decir que me arrepentí en el último momento Creo que de ese modo acertaré de nuevo… pero ¿que pasaría si me equivoco?
Quizá este año si se cumplan los pronósticos como el año de Pamuk y finalmente gane el corredor de maratones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario