martes, 9 de octubre de 2012

El principio de Aquímedes


Martes 9 de octubre de 2012 (El principio de Arquímedes)


 Cuando nos conocimos, eras un faro de luz intermitente, amabas la soledad y la compañía a partes iguales y tus argumentos siempre eran contundentes.



Odio las malas noticias. Odio la falsedad y odio la estupidez de las personas que conozco. Creo que deberían fundarse medios de comunicación especializados en buenas noticias. Debería haber detectores de falsedad  como en los aeropuertos. Deberían inventarse inhibidores de estupidez que nos evitaran la tarea de tener que soportarla. Deberíamos saber todos que la prima de riesgo es una puta venida de provincias que nos amarga la vida y de la que desconocíamos su existencia. Para rescates los del séptimo de caballería, siempre quise ser el corneta, los cambios abren evoluciones o involuciones en nosotros mismos. Lo estupendo es un instante de lo horrible. Los tiempos no corren se corren en nuestra cara y nos obligan a decir que está lloviendo, las palabras feas son esas con las que nos toca bailar a diario, y como dice un amigo mío: conozco el principio de Arquímedes y el final de Sócrates. "Europa" es una palabra griega y "crisis" también.

2 comentarios:

  1. Todos son cambios y tambien el look de tu blog, creí que me había confundido de sitio, pero no, la frase inicial ya la conocía, estaría bien eso de los detectores de falsedad y los inhibidores de estupidez, tanto lo uno como lo otro abunda demasiado.

    Un beso Juanjo

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Un beso. Gracias por pasarte por aqui.

    ResponderEliminar