domingo, 16 de septiembre de 2012

Vivir a la intemperie


Viernes 14 de septiembre de 2012 ( Vivir a la intemperie)



            Al despertar he descubierto que desde hace algún tiempo todos nosotros vivimos a la intemperie. Todos. Tú también y todos los que a estas horas se engañan a sí mismos mientras acuden a sus trabajos. Hoy no es mañana y todos intentamos vivir con las sobras del día anterior. El cielo nos miente como siempre y tú ya te has ido.


            Hoy creo que me he granjeado una cariñosa enemistad con Carmen Posadas. Me explico. Ambos pertenecemos a una especie de sociedad literaria que se reúne una vez al mes en torno a un cocido madrileño. Hoy estaba previsto que acudiera Mario Vargas Llosa como invitado de honor, pero no ha podido ser. Debía volar a París o algo así y finalmente no ha podido ser. Durante la comida se ha iniciado una interesante conversación sobre Hemingway entre el director de El Cultural de ABC, Fernando Lafuente y Juancho Armas Marcelo que acaba de ser fichado como colaborador de El Mundo. Pero a lo que voy. En los postres Fernando ha animado a que todos los comensales por turnos, nos mojásemos dando nuestra opinión sobre la manifestación de la Diada de Barcelona. Ha habido intervenciones brillantes y divertidas, algunas cínicas y otras irónicas. Yo simplemente he dicho que los políticos son especialistas en crear problemas donde no los hay para no tener la tentación de solucionar los problemas que realmente existen y me he permitido frivolizar al decir que lo que a mi realmente me preocupa de la secesión de Cataluña es que habría que expulsar al Barça de la LFP y eso me impediría el inmenso placer, como madridista de ganarle nuevamente la liga. Carmen ha reconocido después mirándome con una sonrisa casi confidente ser admiradora del Barça desde siempre.
            Pero la parte más divertida ha sido cuando alguien ha recordado un error histórico. Siempre nos han hecho creer, ha dicho, que la primera línea férrea de España fue Barcelona-Mataró. Y eso es una medalla que no les corresponde, la primera línea férrea de España, ha asegurado, fue La Habana-Matanzas porque entonces Cuba era Española.
            Termino el día leyendo a Cercas. He de reconocer que empecé a leer “Las leyes de la Frontera” sin mucho entusiasmo pero conforme voy terminando la novela voy descubriendo en él un buen escritor y eso es siempre de agradecer. Este verano estuve en su pueblo natal. Porque aunque algunos crean que es catalán, de Girona, Javier es extremeño de un pueblo llamado Ibahernando.
Hay personas que viven en un engaño si saber que viven en un engaño. Otras en cambio prefieren vivir en la frontera sin saber realmente cuáles son las leyes que rigen esa frontera, pero desde hace algún tiempo creo que todos nosotros vivimos a la intemperie, sin nada ni nadie que nos proteja. Y las leyes de la intemperie suelen ser enormemente duras.
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada