jueves, 20 de septiembre de 2012

Medusa, de Ricardo


Jueves 20 de septiembre de 2012 (Medusa, de Ricardo)



La luz avanza despacio entre las sombras. Y entre la penumbra sales tú. Música inmóvil que devuelve el sentido de las cosas. Y pienso que podría vivir sin tu risa pero no sin tu alegría.




Odio las reuniones a cara de perro. Procuro que la mía no sea la de un doberman. Prefiero parecerme al Agente especial Fox Mulder. No al de la tele sino a mi perro Mulder. Amable y educado pero feroz a la vez.  Odio las reuniones a cara de perro y más aún cuando se suceden unas detrás de otras.
Patxi Corral me ha traído el último libro de Ricardo Menéndez Salmón. Se titula “Medusa” y Ricardo me lo ha dedicado. Se me acumulan los motivos para leer. En la “Ofensa”, su anterior libro, desarrollaba la historia de un hombre que decide dejar de mirar. Breve pero muy intenso. Me encantó. En este nuevo libro, “Medusa”, Ricardo aborda la historia de un hombre que se propone no dejar de mirar y hacerlo hasta el final. Abro al azar y leo:
“No supimos que eras un ángel hasta que seguiste flotando en la memoria una vez tu sangre se hubo evaporado”
No debo olvidar a este escritor. Nadie debería olvidar a este escritor. Le conocí hace ya algunos años, en el premio de Narrativa Breve de Seix & Barral. Nos presentó su editora y común amiga Elena Ramírez. Mantuvimos una breve pero intensa conversación. Quizá sea uno de los jóvenes escritores españoles con más proyección. Su voz suena a literatura y a progreso.
Reconozco que me gusta llegar a casa cansado, casi extenuado pero con la sensación de haber aprovechado el día, de haber exprimido todo lo posible las horas que somos. Llego a casa, me sirvo un vino y procuro relajarme. Guillermo va a salir con sus amigos a cenar. Sé que dormiré con un sueño intranquilo hasta que le vea aparecer de nuevo en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada