domingo, 16 de septiembre de 2012

El placer de tu regreso


Domingo 16 de septiembre de 2012 (El placer de tu regreso)



No puedo evitar sentir una punzada de alivio cuando regresas a altas horas de la madrugada. Duermo si, pero un cuchillo afilado permanece inmóvil dispuesto a cortar mi sueño en el preciso instante en el que tú regresas. No encuentro en la noche  mayor placer que tu regreso.



Hoy he decidido que voy a publicar estas reflexiones diarias en mi blog de “La cueva de los locos”. ¿Qué mayor locura que hacer público lo que uno piensa, lo que a uno le sucede? Sé que no todo lo que escriba en este diario será estrictamente verdad. Pero es que a veces la verdad es una insolente hija de puta y sus reglas no siempre debemos admitirlas. A menudo suelo pensar que la verdad está sobrevalorada y desprecio a esas personas que aseguran ser en todo momento absolutamente sinceras porque en el fondo su sinceridad siempre oculta algo de rencor. No mentiré jamás pero, quizá lo que escriba no sea siempre verdad.
Hoy me he permitido ser perezoso. Anoche llegamos tarde a casa. A pesar de ello decidí que saldría al jardín a leer. La lectura es mi gran refugio. A veces creo que soy un escritor que no escribe, un escritor que permanecerá para siempre inédito por propia voluntad o por miedo. Soy un escritor que no escribe, un escritor que solo lee. Mañana de domingo.
Sé que hablar de las cosas importantes de mi vida solamente se puede hacer en domingo. Sin darme cuenta llega la tarde y entonces sé con la certeza repetida que no hay solución, o al menos que no hay una única solución, que esta tarde de domingo dará sin duda paso a un nuevo lunes.
Como decía al principio, hoy he decidido publicar estas reflexiones en mi blog. Lo he hecho por la mañana y ahora descubro que no ha causado el más mínimo interés. Me tranquiliza saberlo. Me tranquiliza saber que no le interesan a nadie. Esto me da pie para seguir. Uno se parece más a sí mismo cuando sabe que nadie le mira, que nadie le escucha y que haga lo que haga no despertará el más mínimo interés en nadie ni la más leve reacción . Me propongo ser yo mismo.


2 comentarios:

  1. Que no haya comentarios no quiere decir que no interese, aunque estoy segura que las cosas importantes de tu vida no estarán expuestas, buena iniciativa esta que muchas personas hacen o hacemos pero pocos tienen o tenemos el valor de mostrar.

    Un abrazo Juanjo

    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno en realidad no me refería a los comentarios. Sé que no es original escribir un diario o unas reflexiones diarias. Muchos lo han hecho antes y muchos lo harán después. En cuanto a las cosas importantes de la vida es algo muy subjetivo. No se. Pienso escribir y tratar de ser yo mismo. Si consigo lo primero ya me daré por satisfecho.

      Un besazo Anuska

      Eliminar