viernes, 21 de septiembre de 2012

El escritor y su banda de Rock


Viernes 21 de septiembre de 2012 ( El escritor y su banda de Rock)





Más allá del abatimiento o de la tempestad están tus ojos. Ni antes ni después, en el momento justo, en el lugar preciso, aquí y ahora. Necesarios son como un poema o una caricia. La felicidad prometida es una casa que lleva tu nombre. Los vendedores de palabras aúllan como lobos mientras el silencio se espanta y la noche se esconde. A lo lejos una niña busca a su madre.



El viernes es el día de la semana en que a las 12 del mediodía ya crees que no puedes más. La extenuación es una palabra de once letras y una tilde. Pero puedes. Vaya que si puedes.
Ayer Kent Follet animó las librerías. Hace unos años además, animó una velada nocturna a la que tuve el placer de asistir. Acudió a la feria del libro de Madrid, entre otras cosas a cumplir una apuesta con Riccardo Cavalero por la que tenía que tocar con su banda de Rock en la fiesta anual de la Random House Mondadori. Recuerdo que fue una noche genial. Cuando uno es un escritor de éxito se puede permitir el lujo de tener hobbies distintos.
Septiembre se va despacio, como llegó. El Otoño es una estación que promete. Pero que normalmente no cumple. Llego a casa y solo pienso en descansar. El fin de semana lo pasaré leyendo. La semana que viene tengo un compromiso con alguien a quien admiro mucho. Pero eso será la semana que viene. No conviene adelantarnos a los acontecimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada