domingo, 30 de septiembre de 2012

... y llega el otoño




Sábado 29 de septiembre de 2012 (...y llega el otoño)




Ya no sirve el calor de las estufas. Ahora es tiempo de frotarse las manos, de cerrar una puerta que encaja mal y de contemplar mi propio invierno en tus ojos. Ahora ya no sirve correr por el campo buscando desesperadamente un calor, un rayo de luz que limpie las incomodidades de una renuncia. Ahora es tiempo de frío, de pasear por ciudades solitarias y de compartir nuestras nostalgias tomando un café solo y muy cargado mientras oímos llover más de la cuenta.

4 comentarios:

  1. Cuando el frío está dentro de nosotros no hay nada que logre que vuelva el calor, ni el color.

    Precioso, melancólico, nostálgico y con color y olor de otoño, nunca cierres puertas.

    Me ha encantado, un abrazo fuerte querido amigo

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Gracias ANA. El frío se nota en el ambiente. Pronto caerán los primeros copos de nieve y llegará el invierno. El el texto indico que cierro la puerta que encaja mal, sobre todo para que no haya corriente. Un beso y muchas gracias por comentar en este diario de cosas que me suceden. Besos
    Juanjo

    ResponderEliminar
  3. El otoño también puede ser cálido,aunque caigan lágrimas de los árboles y el sol haya palidecido. Precisamente en ese pasear y compartir de tu texto se encuentra el calor del invierno, ése que aguarda detrás de tu puerta desencajada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo MF. Adoro las estaciones cuando se parecen a sí mismas. Cada una aporta siempre algo nuevo y distinto.

      Un beso

      J.J

      Eliminar