jueves, 12 de enero de 2012

Nunca aspiré

a comprenderte.
¿Cómo llegar a comprender
aquello que es inasible?

Nunca llegué
a creer
que podría calmar la distancia
que nos separa.

Tan sólo me conformé
con deshilar la bufanda
que adornó tu cuello
una noche de invierno.

Eso, dijeron, era amor.

Juan J. Ginés

5 comentarios:

  1. precioso poema, me ha encantado volver a leerlo

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anuska. Cada vez que releo un poema mío no puedo evitar corregirlo. Un beso

      Eliminar
    2. Y ya se sabe hay que corregir mucho pero no demasiado.

      Eliminar
  2. ! Con que poco se conforma un enamorado !
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trujillo por tu lectura y por el comentario. Un abrazo

      Eliminar