domingo, 11 de diciembre de 2011

La ventana se quedó abierta

durante la noche,
una luz incómoda e invernal
se coló mientras dormía,
y fue entonces
cuando llegaron las palabras, palabras, palabras.
Unas se inclinaron ante la penumbra
como adorando a un silencio;
en cambio otras temblaron en mis oídos
como si fueran un lamento,

y al despertar sentí frío.

Juan J. Ginés

1 comentario:

  1. Es inevitable ese frío a veces, precioso poema, siempre disfruto con tus poemas

    Un beso mi querido amigo

    Anuska

    ResponderEliminar