domingo, 6 de noviembre de 2011

ábrete Sésamo (IV)

Caribou Island de David Vann , Mondadori





David Vann ha vuelto con una segunda novela en la que nos muestra, una vez más, y en todos sus sentidos, la aridez gélida de Alaska. Aunque esto no significa que Vann no tenga nada nuevo que contar. Más bien al contrario. En Caribou Island, la historia de Gary, Irene y su familia, sirven para llevar al lector a un mundo de desencanto, desolación y zozobra donde se entremezclan los rencores de una familia que no sabe cómo sobrellevar el peso del pasado, y menos aun, plantarle cara al futuro.
Reproches, viejos fantasmas, insatisfacciones y tristezas, se van acumulando en esta historia que Vann teje con una poderosa narrativa y una gran capacidad psicológica para introducirnos en la mente de cada uno de los personajes.
Leyendo Caribou Island da la sensación de estar en un glaciar, serrando troncos en una isla desierta donde en cualquier momento un temporal lo puede arrasar todo, o esperando que aparezca un oso entre la maleza. Aunque Vann, al final, te rompe los esquemas, sabe como enredar al lector con una historia con enjundia y llena de matices. Algunos ya hablan de “obra de arte”, del nuevo Cormac McCarthy o de la resurrección de Melville.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada