martes, 21 de junio de 2011

Siempre hay una carretera

Siempre hay una carretera para escapar. Un sol que abrasa. Un calor indecente que nos derrite. Un viejo automovil cubierto de polvo. Un lugar al que llegar y una ciudad de la que huir. La muerte que hurga en mis bolsillos, una botella de güisqui vacía, un revolver que quizá alberga una sola bala. (J.J)

3 comentarios:

  1. Tristeza al límite se percibe, no se puede escapar siempre, ni se puede huir siempre a veces hay que pararse y enfrentarse

    Un abrazo, me alegra que vuelvas por aquí, siempre me ha gustado leer tus cosas

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que esto es una foto. No es un micro ni un poema. No es un fragmento de algo mayor y ni siquiera tiene gracia. Pero siempre hay una carretera. Gracias por decirme que te alegra que vuelva aunque yo no sabía que me hubiera ido. Es La cueva de los locos,y hace mucho tiempo que está. Mientras queden locos, estará abierta

    ResponderEliminar
  3. tienes razón, esta cueva sigue abierta

    ResponderEliminar