martes, 21 de junio de 2011

Esto no se merece un título

Las ciudades sin nombre que sobreviven, la paciencia infinita del sol que las destruye, el olor de la traición que las acompaña, la decadencia del silencio que las olvida, la huida del tiempo egoísta, los restos del naufragio de sus calles y de sus plazas, el incómodo rugir del viento en sus ruinas, el azote de la indiferencia en sus adoquines. (J.J)

4 comentarios:

  1. El sol sigue iluminando las mismas calles, las mismas plazas, otras pisadas nuevas dan color y vida a esos tiempos.

    Me gusta, todo merece un título

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Oh!
    encuentro especial atracción por aquello que se resiste a ser nombrado!
    Genial.

    ResponderEliminar
  3. Es como un lienzo del vacío. Me gusta. Beso.

    ResponderEliminar
  4. Ana, el sol ilumina y derrite. Es un problema de intensidad, como todo en la vida. En su justa medida esta bien, pero si te pasas... Esto no merece un titulo es su titulo. Un beso
    Lua: hay cosas que no se pueden decir.
    Paloma: La brevedad del vacio. Hace tiempo que no paso por tu poesía, tendre que retomarla.

    ResponderEliminar