lunes, 28 de marzo de 2011

Voy a cuidar de lo que quede de nosotros







Me preguntas
que qué se puede hacer
cuando el techo de una casa a medio construir
se desploma sobre tus hombros
y un silencio se apodera de todo cuanto te rodea
y piensas que nadie va venir a buscarte ni a rescatarte
porque estás solo, completamente solo,
entre una ruina de escombros.


Me preguntas
que qué se puede hacer
cuando descubres que te sobran las caricias
y que las cicatrices ya han empezado a cubrir tu piel
con esa insistencia de palabras
que se quedan en la garganta a medio decir.


Me preguntas
que qué se puede hacer
cuando los sueños te explotan de repente
y las vísceras se esparcen por toda la habitación
mientras alguien te dice que no te preocupes,
que no son más que lágrimas;


pero tú sabes que no,
que no son lágrimas,
que no pueden ser lágrimas
porque hace tiempo ya
que no te quedan lágrimas.


Me preguntas
que qué se puede hacer
cuando no puedes dormir
y los demonios de la imaginación
cercan tu habitación y rompen los cerrojos
y las puertas y todo lo que encuentran a su paso
y se cuelan con impunidad
entre las sábanas de tu cama por la noche.
Todas las noches.


Y entonces se,
que necesitas que te diga que tengo una solución,
que se lo que se debe hacer ahora,
se que necesitas que te diga
que he aprendido convertir tus brazos en árboles
tu torso en estatua griega,
tus ojos en secretos bien guardados
y tu fragilidad en primavera.


Y aunque no sepa 
qué es lo que se puede hacer ahora,
si se que te puedo decir 
que voy a cuidar de lo que quede de nosotros.










Juan J. Ginés

5 comentarios:

  1. "Me preguntas
    que qué se puede hacer
    cuando no puedes dormir
    y los demonios de la imaginación
    cercan tu habitación y rompen los cerrojos
    y las puertas y todo lo que encuentran a su paso
    y se cuelan con impunidad
    entre las sábanas de tu cama por la noche."
    Me gusto mucho esa parte...de alguna manera me sentí identificada...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Es inmensamente bello Juanjo, conmovedor, profundo llenito de sentimientos tan puros, aunque no sepamos estaremos siempre tratando de ser abrazo y cuidar esos miedos.

    Enhorabuena mi niño es un poema que sale desde lo más profundo de tí, desde esa tristeza que aporta la impotencia y que tu has convertido en esta belleza.

    Estoy orgullosa de tí y se que lo sabes, un beso enorme

    Anuska

    ResponderEliminar
  3. JJ, no sé por qué me lo había perdido (imperdonable). Es un bello canto al amor que prevalece a pesar, que sobrevive a la decadencia, y que en su último gesto puede ser la salvación, tan estremecedor como hermoso.

    Besazo.

    ResponderEliminar
  4. Vengo de la mano de Ana, buscando aposentos agradables donde descansar el alma y me encuentro con esta cueva donde la poesía es locura y las palabras imaginación y lirismo.
    Espero tener un sitio al trascacho de la sensibilidad, donde descansar del camino.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El amor real es ese cuidarse entre las ruinas...
    Muy bella tu manera de plasmarlo!

    ResponderEliminar