domingo, 9 de enero de 2011

Eres un cuerpo parecido al mio

Yo no elegí ser hombre sin respuestas
ni habitar un mundo antiguo
lleno de estatuas blancas y descreídas,
de puentes inútiles
y de sonrisas condenadas al abismo.

Siempre fue efímero el tiempo
y en nuestros relojes se convirtió en una conspiración.

Tampoco pude evitar sentir el frío,
ni chocar contra una roca
a la que me aferro,
ni tener que decir la última palabra
en el lenguaje de los lobos.

No fui capaz de evitar la noche,
ni la furia de un mar que nos convirtió en náufragos.

Juan J. Ginés (de Mujeres de silencio)

6 comentarios:

  1. Hay cosas que no se eligen simplemente ocurren, como también hay cosas que no pueden evitarse o quizás sí.

    Estupendo poema de tus mujeres de silencio, un beso, es un placer para mí encontrar tu poesía con el nuevo año.

    Anuska

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Anuska, me alegro mucho que te haya gustado el poema, para mi tambien es un placer encontrarte comentando mis poemas con el nuevo año

    Un beso

    Juanjo

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, JJ. Tengo una pregunta: ¿Mujeres de silencio es un poemario inédito, o por el contrario ya ha visto la luz? Me encantaría leerlo.

    Besos de lunes.

    ResponderEliminar
  4. En la antítesis del blanco descreído, de las sonrisas condenadas, del tiempo efímero que conspira y del frío, el náufrago, que no pudo evitar la furia, se aferra a una roca y usa el lenguaje de los lobos ¿Todos los elementos en su contra, salvo la solidez de la roca?

    ResponderEliminar
  5. Gracias Paloma, Mujeres de Silencio solo es una excusa para agrupar poemas

    Un beso

    JJ

    ResponderEliminar
  6. racias Ingdigo. Que bien has leido e interpretdo el poema .

    Un abrazo indispensable

    ResponderEliminar