miércoles, 8 de diciembre de 2010

¿Y qué si no soy capaz de ver la vida que llevo?
Mujer de pedestal que asombra al silencio, eso soy, sólo eso,
y tú que me observas desde siempre con unos ojos abiertos
no sabes quién soy, no puedes reconocerme.
Mis ojos ya no ven pero  sienten.

Soy quien responde al silencio, quien estuvo en mil guerras,
quien vio la desolación y la muerte, mujeres violadas,
cuerpos mutilados, campos de desolación, sangre derramada,
y no he llorado

Porque te he visto morir mil veces. Por eso callo.
No lloro ni me aflijo porque he estado en mil guerras.

Mis brazos se sitúan en el centro,
y no fui hija ni madre ni esposa,
nací del silencio y la soledad
y mis brazos se sitúan en el centro.

La inmóvil túnica se agita en un viento que no existe,
piedra dura, amor clausurado, 
tus preguntas  atormentan mi vientre inerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario