martes, 7 de diciembre de 2010

Argumentos. Respuestas

Naceré en un lugar cualquiera,
en un día cualquiera (qué más da).

Me sorprenderán mil lluvias ingenuas,
alguna extrema locura y acaso un par de tradiciones
que no seré capaz de evitar.

Abrazaré el deseo en la piel moruna
y en la mía propia, convertiré todo en un sinsentido
mientras murmuro un lamento que no sabré fingir.

Beberé cerveza hasta altas horas y sufriré algún desencuentro,
(de poca importancia, espero)
que me mantendrá alerta para siempre.

En sueños hablaré, y dudaré de que cualquiera
puede convertirse en un ser humano.

Juntos, llorarán por ello y pagarán por ello.

Supongo que en algún momento terminaré este poema,
y entonces me dedicaré a morir
mientras veo como te alejas
desde mi ventana.




Juan J. Ginés (de Mujeres de silencio)

4 comentarios:

  1. El poema me ha gustado, me ha gustado mucho, pero he tenido que leerlo y releerlo porque te conozco y trato siempre de encontrar los caminos de tus letras y no se porqué pero me parece un poema con unas enormes dosis de desolación, uno antes de dejarse morir viendo como alguien se aleja debe de luchar por impedirlo, pero bueno quizas eso sea cuando termines este poema.

    Un beso y mi cariño de siempre, como siempre

    Anuska

    ResponderEliminar
  2. Gracias Anuska, me encanta que te guste
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. El aroma de la melancolía se mezcla con cierto determinismo para alumbrar un bello y triste poema. Quizá morimos inevitablemente un poco cada vez que alguien parte de nuestra vida o nuestro lado.

    Besos, JJ.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar