sábado, 6 de noviembre de 2010

Yo mismo

Soy yo mismo,
el que se despierta en esta mañana fría y soleada,
el que camina entre la hierba fresca y húmeda,
el que confiesa ser él mismo.

Soy yo mismo,
mitad hombre mitad primavera,
insólito camino, luz recóndita
que se inicia,
espíritu amable y mano firme,
desconsuelo atento, boca rígida.

Ya no existen flores como estas,
ya no queda silencio al que asirse
ni palabras que puedan ordenarse
en interminables frases
que no conducen a ningún significado
ni a ningún sonido.

Soy yo mismo,
y solo tengo ojos para decir lo que no veo.

Juan J. Ginés

3 comentarios:

  1. Ya no queda silencio al que asirse, ni palabras que puedan ordenarse, quizás ya no queda nada, ni siquiera eso queda.

    LLegar a ser uno mismo no es fácil, una vez que se consigue debemos tener la valentía de continuar con ello, siempre.

    Buen poema, profundo poema, un beso
    Anuska

    ResponderEliminar
  2. Me preguntaba cómo debe ser "una mirada que dice lo que no ve" y después me seguía preguntando si alguna vez terminamos de averiguarnos y comprendernos... Me encantó, JJ.

    Un beso.

    ResponderEliminar