martes, 18 de mayo de 2010

La cancioncilla (Microrrelato)

          Recuerdo que cuando era niño solían visitarme todas las noches cuatro hombres vestidos con traje de lino blanco, sombrero de ala ancha, guantes de cuero negro y zapatos de charol. Entraban con sigilo por la ventana cuando la oscuridad era ya completa en mi cuarto y con su vara de abedul se apostaban en cada una de las esquinas de mi cama exigiéndome la cancioncilla. Nunca supe de qué hablaban y por más que me torturaron durante años no pude saber qué era lo que querían de mí. Un día sin avisar dejaron de venir y supe que me había hecho mayor. Jamás volví a pensar en esos seres malvados que aterrorizaron mi infancia hasta que hoy, cuando iba a dar un beso de buenas noches a mi hija Carla, he oído a la niñera cantar una cancioncilla que decía no se qué de cuatro angelitos que guardan su cama. Mañana por la noche iré a matarlos.

Juan J. Ginés

8 comentarios:

  1. Muy bueno. Siempre sorprendes, aunque lo de de matarlos, no sé yo..., si el prota eres tú, piénsatelo bien. Abrazo azul.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno este micro, me encantó, además tuvo muchísimo exito si mal no recuerdo, dan un mal rollete esos tipos....

    No te metas en líos no los mates, ponles algo de la Pantoja por ejemplo, seguro que no vuelven

    Un beso grande guapo

    Anuska

    ResponderEliminar
  3. Uno de los mejores micro relatos que he leído recientemente.
    Sorpresa.
    Por mi parte acaba con ellos. No lo dudes. Yo ando con un texto que tiene que ver con esos seres que supuestamente nos protegen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sorprendente JJ, el micro y tu imaginación, ¿angelitos con guantes negros y zapatos de charol? Muy bueno.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Anuska, se que te gusto este micro. Un beso fuerte

    Juanjo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Luis, por tus palabras y por el animo...Acabaré con ellos... no deben torturar jamas la infancia de nadie...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias Paloma, bueno hace tiempor que no escriblo micros, ese ha salido del baul de los microrrelatos...

    Besos

    ResponderEliminar