sábado, 8 de mayo de 2010

En diez minutos


En diez minutos no se puede escribir un relato pero se puede perder la vida. Eso es exactamente lo que ocurrirá a las diez menos diez del sábado 2 de Noviembre. Es decir dentro de una hora y cuarenta y cinco minutos. Todos morirán en apenas diez minutos. Ahora lo ignoran. Descansan en cómodos butacones. Ojean revistas. Hacen compras de última hora. Compran bebidas en máquinas automáticas. Unos comen algo. Otros dormitan. En un cuarto de hora harán fila. Por grupos. Algún solitario. Rutina. Nada les une a todos excepto que van a morir en una hora y cuarenta y cinco minutos.  No morirán por turnos. Lo harán todos  a la vez. Al unísono. Como una orquesta tocando una marcha triunfal. Entrarán despacio. Ordenados. Todo será amabilidad. Saben el lugar que ocupan en esta muerte que ignoran y que desde hace un tiempo hurga en sus bolsillos. Padres. Hijos. Maridos. Mujeres.  La muerte no distinguirá condiciones. Todos morirán a las diez menos diez. Todos morirán con sus planes de futuro intactos. En un lugar indeterminado que ahora desconocen. Se sucederán los trámites. Los protocolos. Los permisos. Nada hay que les una a todos excepto la muerte. Un hilo invisible que los cose a todos. Uno a uno los cose. Un hilo invisible. Todo está preparado. Los motores.  El silencio. Los preparativos. Entrando en pista para despegar. Silencio.  Los mismos motores que ahora rugen son los que fallarán. Primero uno y luego el otro. Habrá una versión oficial y alguna que imaginará atentados terroristas. Tonterías. La búsqueda resultará complicada.  Qué escasa es la diferencia entre suerte y muerte. Y sin embargo qué distintas son sus consecuencias. En diez minutos no se puede escribir un relato pero se puede perder la vida.

Juan J. Ginés

14 comentarios:

  1. Genial amigo Juan J.
    Un relato con un ritmo impecable que arrastra hasta ell fin.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Casi sin aliento y estremecida, impresionante en la forma y el contenido; ¡¡felicidades!!

    Besazo.

    ResponderEliminar
  3. Me gustan estos relatos tuyos intensos, con frases cortas que te llevan de la una a la otra, rápidamente, sin transiciones, en menos... de diez minutos. Abrazo azul

    ResponderEliminar
  4. Tu relato es rápido, no nos permite perder ni arriesgar la concentración, dinámico, con una verdad incuestionable, y con un hilo conductor que nos lleva a leer con gusto y avidez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Luis, son un honor para mi tus palabras

    JJ

    ResponderEliminar
  6. Gracias Paloma. Toma aliento y regresa cuando quieras.

    Un Abrazo

    JJ

    ResponderEliminar
  7. Gracias Taty, la rapidez y la brevedad son inevitables en estos tiempos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me encantó como todos tus cuentos cortos.
    Por un momento pensé que eran personajes que morirían ese día a esa hora en distintos puntos del planeta, sólo unidos por la muerte.
    Como nudo alternativo.

    Beso!!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Lua, me gusta tu interpretacion del cuento... Un beso

    JJ

    ResponderEliminar
  10. Estupendo relato, en tu línea habitual ultimamente frases cortas, rápìdo y lleno de contendido, profundo, Entre la SUERTE y la MUERTE solo hay una letra que baila.

    Buenas noches y un beso ya estoy aquí, nuevo look para un blog estupendo

    Anuska

    ResponderEliminar
  11. Gracias Anuska por pasarte y por tus palabras. Un beso muy fuerte


    Juanjo

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno Juanjo, en diez minutos pueden pasar muchas cosas como lo dices, sobre todo lo dices de forma atractiva y manteniendo un sostenido que atrapa.
    rober

    ResponderEliminar
  13. Esto es un mensaje de prueba desde el Face, me sigue gustando mucho este relato, aunque como te comentaba ayer, me producen un poco de estres

    Un beso muy grande y un abrazote mi niño

    Anuska

    ResponderEliminar