viernes, 28 de mayo de 2010

Como supongo que estarás agotado(Microrrelato)

          Una noche, al llegar de uno de mis habituales y  extenuantes viajes de negocios, mi casa estaba en el más absoluto silencio. Al principio me extrañó que Carla, mi adorada esposa, no saliera a recibirme, pero enseguida descubrí algo que me tranquilizó. Sobre el espejo de la entrada un papel guardaba un mensaje para mí y al instante descubrí su precisa letra femenina. “Cariño, como supongo que estarás agotado, te he preparado una cena ligera. Ya sabes… tres minutos en el microondas.” Me sorprendí a mi mismo sonriendo frente al espejo. Carla solía jugar al juego de los mensajes desde siempre, desde los tiempos de la Universidad, cuando éramos tan jóvenes e inexpertos que nos daba pudor hasta mirarnos a los ojos. Fui hacia la cocina. Mi cena me esperaba en la encimera. Sobre la puerta del microondas, otro papelito amarillo quería hablarme. Sonreí de nuevo. “Cariño, como supongo que estarás agotado, cuando termines de cenar quiero que te des un baño relajante mientras piensas en mi”. Había picado algo en el aeropuerto y la verdad es que no tenía nada de hambre. Subí las escaleras que conducen al primer piso de mi casa en absoluto silencio, sin poder quitarme la sonrisa de mis labios. En el cuarto de baño una tercera nota decía: “Cariño, como supongo que estarás agotado, te he preparado las sales de baño que tanto te gustan…” Me desvestí despacio como recreándome en el escenario que Carla me regalaba. Fue después del baño placentero cuando descubrí la penúltima de sus notas. Estaba pegada en el espejo del lavabo y decía: “Cariño, como supongo que estarás agotado, quiero que entres despacio en nuestra habitación y descubras lo que tengo para ti”. Mi excitación crecía por momentos mientras me dirigía a su encuentro convencido de que en esta ocasión se había superado. La habitación estaba en penumbra. Los rayos de luz de la farola cercana se filtraban por las rendijas de la persiana y daban a la estancia un aire sensual. Me acerque despacio a nuestra cama y comprobé que en el cabecero de la cama, como suspendida, me esperaba su última nota: “Cariño, como supongo que estarás agotado quiero que tengas un sueño tranquilo. Mañana por la mañana, mi abogado te acercará los papeles del divorcio”.

Juan J. Ginés

8 comentarios:

  1. Cruel pero era de prever. ¡Tantos regalos nunca suelen ser gratuitos! En la forma y el fondo, muy bien engarzado, con frases breves, pero algo más largas que tus habituales brevísimas. Abrazo azul y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajjajajajjaja GRACIAS!!!!! no pensé que me haría tanto bién pasar por aquí...
    Me quitaste una sonrisa y me regalaste varias.
    Saludos y mis felicitaciones por tus letras.

    ResponderEliminar
  3. Un beso, solo dejarte por aquí como siempre mi cariño, lo releo, es mas extenso no?, ya tiene un tiempo pero sigue siendo divertido y ocurrente, ahora la mala leche de la tal Carla no tiene límites, aunque a saber lo que le había hecho él jejej, ya sabes eso de la venganza en frío.

    Me gusta, ya sabes, un beso mi GAA grandote

    Anuska

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno ese giro que cambia lo sensual por la sacro santa veritá ;-) No me acuerdo quien dijo aquello de "el castigo es la venganza vestida con traje civilizado" pero queda perfectamente reflejado en este micro.

    Me gusta.

    Besazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias respirando palabras, me alegro de uqe te haya hecho bien
    jj

    ResponderEliminar
  6. Gracias anuska por tu cariño siempre. Me alegra que te parezca diertido, eso es algo fundamental en este micro. Un besazo

    Juanjo

    ResponderEliminar
  7. Me da la impresion Paloma de que que la sensualidad esta en la imaginacion de él, en ella creo que solo hay ternura, aunque la ambiguedad de sus planteamientos pueden llevarnos imaginar una venganza. Ambiguedad es uno de los requisitos de todo microrrelato que fomentan la interpretacion individual. Para un texto que dime menos que esconde, eso es fundamental.

    Un beso

    JJ

    ResponderEliminar