miércoles, 17 de marzo de 2010

Desde el puente de Blakfriars*






Cuánto amor cabe en esta huida,
la noche más inmensa del mundo se cierra sobre mi
como un útero,
cielo acuoso de sombras que se esparcen,
fina llovizna cruel y persistente.


Tormenta de silencios,
¿quién desea esconderse en este río que me invade?
Sonidos del agua,
risas ahogadas que no terminan nunca.
Pausa necesaria, impaciencia de morir.


Un puente que abarca una historia
unos brazos que se abren,un hierro que te espera,
un cielo que sorprende, un destino,
una vida que pasa,
un silencio que se mantiene.


Claudia Hoffman.





*Poema encontrado en el bolsillo interior del abrigo de un cadáver que apareció flotando en las aguas del río Támesis, el 6 de Marzo de 2006.

3 comentarios:

  1. Que lástima que solo quede esa salida, pero cuanto amor debe de sentir y que tormentoso es ese dolor oscuro y silencioso, cuantos mensajes así quedarán suspendidos.

    Triste final

    ResponderEliminar
  2. Me impactó.
    Impaciencia de morir... wow.
    Qué joyita.

    ResponderEliminar