viernes, 5 de febrero de 2010

Donde antes tuvo corazón (microrrelato)

Ella le había amado, pero el incómodo tiempo de los relojes acabó con su amor. Cuando le abandonó dicen que se llevó con ella una pequeña cajita de porcelana que contenía un órgano viscoso y sanguinolento que resultó ser un corazón. En las tardes de primavera, ella le saca a pasear por la orilla occidental del río y regresa cuando el frío de la noche empieza a ser intenso. Unos dicen que lo hace por nostalgia, otros que por costumbre. Él por su parte, poco a poco va haciendo vida normal. Ya come de casi todo, sale a tomar el sol a la pequeña plaza del pueblo e incluso ha vuelto a releer las cartas de amor que ella le envió en su juventud. Los médicos dicen que ha aceptado muy bien el pequeño motorcito diesel que le implantaron donde antes tuvo corazón.

Juan J. Ginés

2 comentarios:

  1. Eso es a lo que yo llamo existir pero no vivir, aunque ese motorcito funcione de forma mecánica.

    Ya sabes que me gustó mucho, pues me sigue gustando

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Buena lectura, con todos los ingredientes para un micro.
    Me ha gustado.

    ResponderEliminar