jueves, 4 de febrero de 2010

Deja que hoy

Deja que hoy abrace los silencios que sin duda
mañana cubrirán mis horas continuas.
Deja que hoy me someta  a la soledad que sin saberlo
espera en las copas doradas de los árboles.
Deja que hoy las horas sean lentas para apurar
cada una de las palabras que mañana no sabré pronunciar.
Deja que hoy sea el día que le dedique a mi silencio
para no tener que llorar mañana una improvisada ausencia.
Pero que sea hoy,
porque mañana olvidaré este poema que ahora escribo.




Juan J. Ginés (9 de Julio 2009)

2 comentarios:

  1. pues yo nunca olvidaré este poema, bueno ni ninguno de los tuyos, el silencio a veces es tan duro y la ausencia mata.

    Son tiempos de soledades, de lágrimas, de silencios.......

    ResponderEliminar
  2. Así parece que sucede, que olvidamos lo que hemos escrito, pero nunca podremos olvidar el sentimiento que actuó de empujón para escribirlo.
    Una delicia de texto este de hoy.
    Un saludo

    ResponderEliminar