lunes, 21 de octubre de 2019

15 de Octubre


Es muy probable
que se olviden todas las fechas,
los días perezosos
que no llegamos a descifrar,
ese tiempo de los relojes equivocados
que en ocasiones nos aprieta a todos
o los colores de las flores de acuarela.

Es muy probable que no se recuerden
las palabras que no
se acaban de pronunciar
el silencio que solemos compartir
con el silencio
o la última tragedia
a la que nos entregamos
en la impunidad de la madrugada.

Pero sé por experiencia
que lo que cuesta olvidar
es el brillo de unos ojos
y  la luz que de ellos se desprende
justo un el instante después
de pronunciar un nombre propio.

domingo, 21 de abril de 2019

A veces una despedida

Ten por seguro 
que hay un momento 
en el que cada despedida 
bien podría ser 
definitiva.

Hoy, por ejemplo,
hemos despertado juntos 
en una habitación hotel 
y mientras me duchaba
he visto
tu barra de labios abierta
en la repisa 
del cuarto de baño, 
como un cohete 
esperando
su cuenta atrás. 

martes, 19 de febrero de 2019

Nada de lo que he escrito hasta el momento

nada de lo que he escrito hasta el momento
ha servido realmente para algo
veo que has apagado la luz al salir
y que has abandonado los cuchillos a la entrada
justo al lado de tus palabras más amables

he oído también que te has marchado dando un portazo
seguro que tú también lo has eschchado
mientras bajabas las escaleras apresuradamente
yo por mi parte no he salido a buscarte
y es probable que ya no lo haga
quiero decir: es seguro

Mañana volveré a escribir de nuevo

viernes, 18 de enero de 2019

Encuentro



Apareces en silencio
y entre la multitud,
con tu mirada directa y distinta
te haces única, 
me susurras algo que no entiendo 
y de repente,
sin poder remediarlo
empiezan a cambiar
los nombres de las cosas.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Hoy, 4:48 de la mañana y no puedo dormir.



Después de la tempestad
llega la calma
y al final de la calma
están tus ojos.

viernes, 10 de agosto de 2018

La tarde está hecha de un aire seco e irrespirable.

La tarde está hecha de un aire seco e irrespirable,
de sombras y de amenazas que se perpetúan en el cielo,
en este mismo cielo donde quiso el azar
que volara sobre ti.
De todo lo que fuimos, la mitad es del silencio,
y la otra mitad es mía.
Todo lo que nace corre su riesgo.
Todo lo que muere alcanza su fin.

lunes, 21 de mayo de 2018

Pequeñeces

Lo que son las cosas:

Si no fuera porque me empeñé en leerte todos mis poemas trasnochados mientras caminábamos por una ciudad solitaria, antigua y excesivamente iluminada, yo seguiría creyendo que tus ojos son negros y tú que la poesía tiene futuro. Ya ves, ahora ambos estamos decepcionados.